¿Cómo Pudiste?

Casi siempre ocurre que cuando adoptamos un animalito no pensamos en las consecuencias que esto implica a futuro, nos atraen y quedamos encantados de ellos cuando son cachorritos, pero a medida que van creciendo nos damos cuenta que criarlos exige más que solamente brindarles cariño y muchas veces ya sea por razones económicas, falta de tiempo, de espacio, por trabajo u otras cuestiones los consideramos una molestia o porque nos hacen renegar y nos incomodan los echamos a la calle para librarnos de ellos, en el peor de los casos hasta llegamos a quitarles la vida como si fuera la “única” salida posible.
La siguiente historia cuenta una de estas situaciones y que nos llama a la reflexión por la manera en la que actuamos para deshacernos de ellos cómo si fueran simples objetos o seres sin sentimientos. 

Por eso es mejor pensarlo bien antes de tener una mascota ya que es una responsabilidad enorme que la tendremos que asumir por muchos años.

¿Cómo Pudiste?